Huelva: una gran incógnita

Desde la Navidad de 2013, en esta revista he escrito seis artículos, por la amable invitación de D. Manuel García Villalba. Me permito recordar sus títulos, todos ellos con planteamientos de futuro como hilo conductor: “La economía de Huelva y su futuro”; “Hacia una economía moderna y sostenible para la Huelva del siglo XXI”; “Huelva y sus infraestructuras de transporte: propuestas”; “Cómo salir del pozo”; “Huelva también existe: una mirada a nuestra crisis con esperanza”; “Huelva capital: otro escenario económico debe ser posible”. Ante la invitación recibida nuevamente, me resulta difícil hallar argumentos que no reiteren los anteriores, y sobre todo me cuesta encontrar, desde un juicio equilibrado, esos motivos para la esperanza que expresé en un artículo anterior, si no se abre una dinámica de cambio real: ¿cabe esperar algo diferente si seguimos, seguimos y seguimos con más de lo mismo? Einstein nos dio la respuesta: no.

Entre su elenco de frases célebres, al Presidente estadounidense J.F. Kennedy se le atribuye una según la cual: “El cambio es la ley de la vida. Y aquellos que sólo miran al pasado o al presente seguramente perderán el futuro”. Se acerca un nuevo tiempo electoral, y será momento de hacer balances y presentar proyectos a la ciudadanía para construir ese futuro que no podemos perder, pero que, en buena medida, llevamos perdiendo desde hace demasiado tiempo. Sólo hay que preguntar a las nuevas generaciones por sus expectativas profesionales/personales, y en la universidad tenemos dentro a esa juventud que encarna el futuro de la sociedad.

Parafraseando a Albert Camus, “La generosidad real hacia el futuro radica en darlo todo al presente”. Es ahora, cada día y cada uno de nosotros, cuando tenemos que dar lo mejor de nosotros mismos para conseguir un futuro mejor (que habría que concretar en cuanto a objetivos y estrategia, añadiría). Y hago esta reflexión de base filosófica camusiana por dos razones:

–              Debemos asumir nuestras responsabilidades individuales; no vale mirar para otro lado, porque nadie lo hará por nosotros.

–              Es preocupante el uso y abuso que se hace del enemigo exterior para justificar nuestros males, pues actúa como barrera inexpugnable para aprender y mejorar. Es la manera fácil de no asumir responsabilidades y de evitar la autocrítica: la culpa siempre es ajena. Lo de los contubernios judeo-masónicos, propio de gobernantes de otros tiempos, aplicados a nuestra realidad no se sostiene desde la racionalidad. Por tanto:

1.-Mientras, con justicia, reclamamos a otros que hagan su parte (por ejemplo las consabidas inversiones en infraestructuras de transporte y comunicaciones), hagamos nosotros la nuestra, que consiste en hacer mejor nuestro trabajo. Pongo un ejemplo, entre tantos posibles: la ruta del vino del Condado. ¿Desde cuándo estamos esperando su inclusión en las rutas del vino de España, con lo que eso significa de reconocimiento y promoción nacional e internacional? Lustros y lustros… Mientras otras denominaciones con menos tradición se han incorporado y hasta avanzan con proyectos de turismo inteligente, nosotros no hemos hecho nuestro trabajo: seguimos estando fuera, auto-aislados, lejos de donde los avances se gestan. Nos movemos demasiado despacio para este mundo en el que nos ha tocado vivir, y eso significa en realidad retroceder. ¿Cuál es el enemigo exterior?

2.-Las decisiones (incluidas, cómo no, aquellas que afectan a las tan traídas y llevadas infraestructuras) se toman en función de cuotas de poder. Siendo realistas, Huelva, una provincia pequeña de poco más de medio millón de habitantes, tiene, per se, poco peso político (en política se suman votos), pero si a eso le unimos la escasa capacidad de influencia de nuestros representantes, pues se junta el hambre con las ganas de comer. Nuestro trabajo es designar representantes con experiencia y capital relacional relevante, influencia, prestigio, cuyas opiniones se escuchen… Miren por favor a su alrededor y evalúen cómo ha evolucionado esto en los últimos años. ¿Ha ido a mejor o a peor? ¿Cómo hemos hecho nuestro trabajo?

3.-Los objetivos que, se dice, son de todos no pueden ser liderados por una parte. Es muy importante que todos se sientan identificados con el equilibrio de quien lidera, y esa es también parte de nuestro trabajo, que si no hacemos bien condenará de entrada esas iniciativas a las continuas diatribas intestinas cuando no al fracaso. ¿Cuál es el enemigo exterior aquí? No existe, somos nosotros mismos: la política doméstica de luz corta que intenta controlar todo aquello que puede con las miras puestas en la próxima contienda electoral. Esta, me temo, no es la forma de hacer bien nuestro trabajo, como tampoco lo es la política del avestruz. Por ejemplo, la ciudad de Huelva necesita de una vez por todas definir qué quiere ser: ¿una ciudad industrial -y de qué tipo- o de servicios (turismo)? ¿O las dos cosas, buscando su compatibilidad? El peor proyecto es el no proyecto, el no saber, que es en lo que estamos instalados desde hace décadas.

Desde que tengo uso de razón, y ya son bastantes años, el mensaje de la Huelva de las muchas potencialidades (pero paradójicamente de las escasas realidades) ha estado planeando de manera recurrente, con base en sus diversos y excelentes recursos naturales. Yo también estoy convencido de ello, pero teniendo presente que otros territorios también los tienen. La gran diferencia está en la gente, en su compromiso colectivo, en su capacidad de organizarse y de compartir objetivos, en sus representantes públicos y privados, en la calidad de sus instituciones de todo tipo…Somos nosotros, no el enemigo exterior.

Sé que esta reflexión no es cómoda y puede que no agrade a muchos, por lo que de autocrítica tiene. No estamos muy acostumbrados a esto, porque nos siguen inyectando en vena el somnífero del buenismo onubensista rancio y vacuo en virtud del cual aquí se concentra la quintaesencia del mundo, el alfa y el omega, y es por eso que nos tienen envidia, manía y no dejan que nos desarrollemos (el enemigo exterior, ¿recuerdan?). Claro que hay mucho y bueno, pero también en otros sitios: apreciemos lo que tenemos y pongámoslo en valor, haciendo de forma concreta y discreta, pero no nos creamos el ombligo de nada. A modo de síndrome sociológico, Huelva no es término, como su estación ferroviaria (vieja o nueva) con las vías de siempre, más que vetustas.

Esta sociedad debe despertar y dejar de aceptar ese “cloroformo” que la adormece ante una realidad económica, social y ambiental que es muy dura y donde no se ven signos claros de mejora, sobre todo en la capital, de cuya casuística particular pueden encontrar en mi blog personal (alfonsovargassanchez.blogspot.com/) algunas referencias, así como del turismo en general.

Presentar un proyecto ilusionante y creíble va a resultar en ciertos casos difícil, después de tantos incumplimientos. No estaría de más darnos una oportunidad y aplicarnos el consejo de Kennedy: “El cambio es la ley de la vida”. Aunque incluso diría que ya estamos en otro estado, que reclama una catarsis.

UN ARTÍCULO DE

Alfonso Vargas Sánchez

Catedrático de Organización de Empresas de la UHU

Nuestra revista

El futuro no se espera: se apuesta por él

D. Jose Villaplana, Obispo de Huelva: “La renovación de la sociedad va a quedar en manos de minorías creativas”.

Resurgir: historia de un compromiso

Un libro escrito para aquellos que saben soñar y apuestan por la utopía.

Sonríe. Es tiempo de agradecer

Cda vez somos más las personas y entidades empeñadas en diseñar esa nueva economía basada en parámetros humanos.

Huelva: salir de la espiral de la pobreza

La pobreza tiene muchos matices. Cuando uno cae en ella, no solamente es pobre económicamente.

Solidaridad: mucho más que una palabra

Entrevistamos a algunos de los voluntarios que están ayudando a hacer posible este maravilloso proyecto.

Objetivo: Hambre Cero

Cada vez son más las personas y entidades que se suman al desafío Hambre Cero.

Despierta, actúa, busca el compromiso

Incluimos una entrevista al alcalde de Huelva, Gabriel Cruz.

Descubriendo otra realidad

Entrevistamos a Juan José García del Hoyo, Presidente del CES y catedrático.

Artículos publicados

Juan José García del Hoyo, Presidente del CES: “Espero que esta Huelva despierte”

Los cambios necesarios deben comenzar por una inversión pública que compense el déficit acumulado y eso significa carreteras, con una nueva conexión con Extremadura que permita la salida de productos a través de la Vía de la Plata; significa infraestructuras ferroviarias, al menos una línea moderna del siglo XXI y no una del siglo XIX…

El final del júbilo

¡Lástima de tribu deshonrada!,
nos han crecido con hedor el olvido,
quién vivirá con dignidad su júbilo,
quién puso la hebilla tan alta
para acabar la vida en el desaire,
quién movió la escalera.

Huelva capital: otro escenario económico debe ser posible

Trasladándonos en el tiempo más de quinientos años, dar la vuelta a la situación económica de Huelva capital es el proyecto. Igual que D. Cristóbal buscaba abrir una nueva vía que conectara occidente con oriente, ahora hemos de encontrar una nueva vía para conectar el pasado y el presente con el futuro.

El nenúfar que brota, saliendo a la superficie

La gente que está detrás de Resurgir es nada más y nada menos que buena gente. Humanos con sus propias vidas y, sin duda, con sus propios problemas, que deciden no pasar de largo ante el sufrimiento ajeno.

Entrevista con D. José Villaplana, Obispo de Huelva

Resurgir está siendo una iniciativa muy interesante e importante que especialmente en esta época de crisis está ayudando a muchísimas personas.
Hay que tomar ejemplo, y todas las entidades tenemos que ser conscientes de que el tema de la pobreza nos invita siempre a plantearnos nuevos retos y nuevas perspectivas porque es muy cambiante.

Un mundo habitable para sensibles

Ayer se acercó Juan al basurero,
era su debut como pobre,
le dolieron las tripas
y vomitó en el contenedor
soltando la primera lágrima.