El problema de la posverdad

Un año más la solidaridad llena nuestros deseos de mejora y la ilusión por hacer más igualitaria la sociedad, aunque la cruda realidad nos muestra que aún estamos muy lejos de conseguir resolver las necesidades básicas de una parte importante de nuestra población. La pobreza va calando en nuestra tierra, tres de cada diez habitantes de la provincia de Huelva necesita ayuda para cubrir aspectos tan básicos como la alimentación, y tenemos una tasa aún mayor si nos referimos a otros tipos de pobreza como la energética, la laboral, la de salud, la educativa o simplemente la de tener un hogar donde vivir.

Por eso RESURGIR sigue siendo cada vez más necesario y nos muestra en su recientemente publicado libro cuánto bien ha sido capaz de hacer desde un deseo inicial, un sueño que con el esfuerzo de personas voluntarias que hacen una sociedad mejor, permite mitigar una de las lacras de nuestra sociedad, la exclusión y la pobreza.

Y es que a veces la realidad queda oculta tras las noticias, creemos que vivimos en el mundo casi idílico que nos presentan los medios de comunicación, las redes sociales y otras formas de recibir información como el cine o la televisión, y no vemos lo que tenemos justo al lado.

Estamos en una nueva era a la que llamamos de la información, pues es el principal recurso con el que contamos, incluso en términos económicos, y ya el 85% de la población activa en el mundo trabaja sólo con información. Pues bien, por el uso y abuso de la información nos llega un problema al que de momento no somos capaces de poner solución.

Hoy ya casi no podemos discernir lo que es cierto de los que no lo es, nuestra sociedad se ha hecho cada vez más artificial, más teatral, huidiza de la verdad, cuando no fingidora y farsante, en la que la hipocresía y los intereses ocultos dominan los actos de muchos. Es más, ha surgido un nuevo concepto, la Posverdad, que se puede convertir en un gravísimo problema pues nos puede ocultar otros asuntos según ciertos intereses y que no veamos la pobreza de nuestro alrededor.

¿Y qué es la Posverdad? Se trata de un concepto difícil de definir, pues se refiere a la emisión de información falsa, o al menos no contrastada, con el objeto de influir en el comportamiento de las personas que consumen dicha información. Se apela a emociones sin importar los argumentos o la veracidad de lo que se dice.

Nos encontramos ante un problema filosófico, Platón ya dijo que en su mito de la caverna que la verdad no depende de nuestras opiniones, que es un bien superior que siempre existe, aunque la Posverdad hace que ya no tengamos una idea tan clara de lo que es verdad y no lo es.

El mundo de la información en general y el periodístico en particular han venido a lo largo de los tiempos transitando en el filo de la navaja sobre lo que es cierto y lo que es opinable o influenciable en los lectores, si bien, gracias a la deontología periodística se respectaban ciertos límites intentado contrastar la verdad de la información o matizándola cuando no se estaba seguro. Al pasar la difusión de la información a ser un autoservicio en que todos pueden poner y coger información a través sobre todo de las redes sociales, ya no hay quien discrimine la calidad de la información y todo es posible y factible.

Ahora echamos de menos la importancia de los periodistas como tamizadores de la calidad de la información, pues ésta se ha convertido a veces en una droga, es más, en una droga adulterada que tiene como objetivo fundamental extremar las emociones y provocar comportamientos que con la simple verdad no se producirían.

Pero este no es el problema, las personas siempre han contado “chismes” ciertos unas veces y otras no, lo realmente importante es que esa transmisión de la información falsa se está convirtiendo en un arma letal para el mundo civilizado.

¿Cómo decidir en las votaciones democráticas si la información sobre la que tomar decisiones está adulterada? Esto han pensado aquellos que quieren aprovechar el río revuelto de las conspiraciones y utilizar la Posverdad para horadar a personas, empresas, países y todo lo que se quiera alterar.

El nuevo terrorismo es el de la información, ahora los activistas que delinquen sólo tienen que lanzar mentiras a la red y esperar que la gente, que aún no está preparada para discernir ciertos contenidos, se las crea.

Ya no hace falta ni siquiera decir “miente, que algo queda”, hoy se falsea pues seguro que alguien se lo cree a pie juntillas. Todo el día tomamos decisiones y lo hacemos según la información que tenemos, si ésta no es veraz podemos equivocarnos gravemente. Así piensan los regímenes políticos que quieren utilizar la guerra de la información con el arma de la Posverdad. Rusia o Corea del Norte ha decidido interactuar en el mundo occidental y alterarlo adulterando su principal bien de consumo, la información: los nuevos terroristas solo necesitan un ordenador y abrirse miles de cuentas en redes sociales.

Y lo peor está por llegar, a mí al menos es lo que más me preocupa, pues existen centenares de miles de perfiles falsos es redes sociales que dan información ficticia para confundirnos, y el problema se agrava pues ahora son máquinas, robots, los que están enviando esa “información adaptada” en función de nuestros sentimientos. Por ejemplo, si yo doy me gusta cada vez que veo un perro en las redes sociales, me mandan que tal político o empresa maltrata a dichos animales con fotos e información evidentemente incierta, pero que mucha gente cree. Estamos iniciando una guerra en las que hombres y máquinas nos van a engañar con la Posverdad, ya la democracia está en un serio peligro, basta ver sus resultados cada vez más extravagantes.

Y lo preocupante es que ahora hay mucha gente que necesita ayuda, aquí a nuestro alrededor, y tal vez no lo lleguemos a saber, pues con la posverdad quizás algunos pongan nuestra atención en otros temas pretendiendo que no veamos la realidad de nuestro entorno.

Afortunadamente, instituciones como RESURGIR y revistas como ésta son cada vez más necesarias, pues nos muestran una realidad que la otra verdad, la pretendidamente oficial, y ahora también la posverdad, nos ocultan.

UN ARTÍCULO DE

Francisco José Martínez López

Catedrático de la Universidad de Huelva

Nuestra revista

El futuro no se espera: se apuesta por él

D. Jose Villaplana, Obispo de Huelva: “La renovación de la sociedad va a quedar en manos de minorías creativas”.

Resurgir: historia de un compromiso

Un libro escrito para aquellos que saben soñar y apuestan por la utopía.

Sonríe. Es tiempo de agradecer

Cda vez somos más las personas y entidades empeñadas en diseñar esa nueva economía basada en parámetros humanos.

Huelva: salir de la espiral de la pobreza

La pobreza tiene muchos matices. Cuando uno cae en ella, no solamente es pobre económicamente.

Solidaridad: mucho más que una palabra

Entrevistamos a algunos de los voluntarios que están ayudando a hacer posible este maravilloso proyecto.

Objetivo: Hambre Cero

Cada vez son más las personas y entidades que se suman al desafío Hambre Cero.

Despierta, actúa, busca el compromiso

Incluimos una entrevista al alcalde de Huelva, Gabriel Cruz.

Descubriendo otra realidad

Entrevistamos a Juan José García del Hoyo, Presidente del CES y catedrático.

Artículos publicados

Juan José García del Hoyo, Presidente del CES: “Espero que esta Huelva despierte”

Los cambios necesarios deben comenzar por una inversión pública que compense el déficit acumulado y eso significa carreteras, con una nueva conexión con Extremadura que permita la salida de productos a través de la Vía de la Plata; significa infraestructuras ferroviarias, al menos una línea moderna del siglo XXI y no una del siglo XIX…

El final del júbilo

¡Lástima de tribu deshonrada!,
nos han crecido con hedor el olvido,
quién vivirá con dignidad su júbilo,
quién puso la hebilla tan alta
para acabar la vida en el desaire,
quién movió la escalera.

Huelva capital: otro escenario económico debe ser posible

Trasladándonos en el tiempo más de quinientos años, dar la vuelta a la situación económica de Huelva capital es el proyecto. Igual que D. Cristóbal buscaba abrir una nueva vía que conectara occidente con oriente, ahora hemos de encontrar una nueva vía para conectar el pasado y el presente con el futuro.

El nenúfar que brota, saliendo a la superficie

La gente que está detrás de Resurgir es nada más y nada menos que buena gente. Humanos con sus propias vidas y, sin duda, con sus propios problemas, que deciden no pasar de largo ante el sufrimiento ajeno.

Entrevista con D. José Villaplana, Obispo de Huelva

Resurgir está siendo una iniciativa muy interesante e importante que especialmente en esta época de crisis está ayudando a muchísimas personas.
Hay que tomar ejemplo, y todas las entidades tenemos que ser conscientes de que el tema de la pobreza nos invita siempre a plantearnos nuevos retos y nuevas perspectivas porque es muy cambiante.

Un mundo habitable para sensibles

Ayer se acercó Juan al basurero,
era su debut como pobre,
le dolieron las tripas
y vomitó en el contenedor
soltando la primera lágrima.