Dar de comer al hambriento.
Cuánta filosofía en sólo cinco palabras. Y qué difícil es hacerlo.
Más de 32.000 familias onubenses ya tienen a todos en paro.
Un nuevo perfil de la pobreza, de la que es complicado salir en estos tiempos difíciles.
Por eso creamos nuestro Economato.
Más de 300 artículos de alimentación y limpieza, a la cuarta parte del precio de coste.
Productos básicos asequibles.
Cuando damos una limosna, se produce una especie de desnivel entre el que da y el que recibe. Nuestra filosofía no es dar peces... es ayudar a pescar.
Y así, desde 1999, llenando vasos vacíos.
Por eso, hemos creado un Supermercado de autoservicio económico (a disposición de todas las organizaciones que luchan contra la pobreza en Huelva), bajando el “listón de los precios” y permitiendo que las personas económicamente pobres puedan administrar su dinero y comprar con libertad los artículos que necesiten de alimentación, aseo personal y artículos de limpieza.
Necesitábamos crecer al mismo ritmo que crecen los problemas, y lo hemos conseguido.
Actualmente damos cobertura a cerca de 2.000 familias cada mes, gracias a las personas y entidades que nos apoyan incondicionalmente.
Lo hicimos porque no sabíamos que era imposible.
¡Gracias a todos los que nos habéis ayudado a sumar y multiplicar los esfuerzos!

Huelva, capital y provincia. Cincuenta mil personas en 2012. Se dice pronto.

Lo que era un proyecto pequeño y solidario, capaz de ayudar a 450 familias al mes, ha tenido que ponerse las pilas para dar cobertura a cerca de 2.000. Estamos desbordados, pero no estamos solos. Nuestra iniciativa ha tenido la acogida y repercusión que merece, así que aquí estamos, siguiendo p’alante.

DSC00974En estos años hemos visto cambiar radicalmente el perfil de la pobreza. Lo que inicialmente eran colectivos en riesgo de exclusión, personas de etnia gitana, inmigrantes llegados a nuestras costas… están ahora acompañados por cientos de familias onubenses, a las que la crisis ha golpeado con particular dureza. Familias con todos sus miembros en paro, jubilados al límite de la subsistencia. Niños cuyo hogar ha sido desmantelado por deshaucios. Familias monoparentales sin trabajo, a veces con discapacitados a su cargo.

ALGUNOS PRECIOSY seguimos luchando por dignificar esa pobreza. Es nuestra apuesta y nuestro desafío: trabajar para que puedan adquirir a un coste mínimo los productos más indispensables. Alimentación, limpieza, higiene, los carísimos pañales… Con el dinero procedente de entidades y particulares compramos al por mayor, y vendemos a menos de la cuarta parte del coste. Nuestra intención es que por 20 euros una familia pueda llenar un carro que costaría 120 en la calle: cuando el diferencial entre gastos en ingresos no le permite llegar al día 10 del mes, esa familia está en emergencia social.

No es cuestión de palabras, sino de hechos. Nuestro sistema está demostrando ser válido, trabajando desde el respeto con familias que se encuentra en situación de emergencia social, que así pueden comprar alimentos de primera calidad a unos precios acordes a sus posibilidades. Cajasol, Obra Social de la Caixa, la Diputación de Huelva; Obispado y Ayuntamientos… son entidades que han creído en nosotros. Personas que se interesan por las personas. Vamos por el buen camino.

Y aquí seguimos. Llenando vasos vacíos… para que, al menos, aparezca medio lleno. Si hemos encontrado una razón para el optimismo, daremos por bueno el esfuerzo.